You are here
Rememora al equipo puertorriqueño que perdió la vida en accidente aéreo INTERNACIONALES 

Rememora al equipo puertorriqueño que perdió la vida en accidente aéreo

Regístrate con el código de bono “NET” y te regalamos S/. 20.00 para que empieces a jugar
Inkabet, el mejor portal de apuestas en linea!

Entre lágrimas y nostalgia, la exjugadora puertorriqueña Carmen Rosa Sabater rememoró a antes del inicio del partido las incidencias de la tragedia del accidente del avión DC–9 de Dominicana de Aviación, que llevaba a la selección de Puerto Rico de regreso a su país en 1970.

Uno de los momentos más tensos para Sabater (la que porta el número 10 en la foto) fue tener que viajar al otro día del accidente a la República Dominicana a identificar a parte de los fallecidos. (Archivo)
Uno de los momentos más tensos para Sabater (la que porta el número 10 en la foto) fue tener que viajar al otro día del accidente a la República Dominicana a identificar a parte de los fallecidos. (Archivo)

Han pasado 46 años de aquel fatídico accidente en la que perdieron la vida las jugadoras de la selección puertorriqueña de voleibol que aspira a clasificar a los Juegos Olímpicos de 1972 y la recordada voleibolista de dicho país, Carmen Rosa Sabater, la única que sobrevive de dicho equipo, rememoró a primera hora las incidencia de aquel doloroso momentos que durante años ha dado vuelvas por su memoria.

El dolor es inevitable cuando se habla del tema. De hecho, a Carmen Rosa le costó más de tres décadas conversar abiertamente sobre aquel accidente del que el destino la salvó de perecer pues, había regresado a Puerto Rico una noche antes que el resto de sus compañeras para representar a su equipo en una Cena Olímpica programada en la ciudad de San Juan y en la que se le acreditaba como la mejor jugadora de voleibol del año 1969.

LEE TAMBIÉN:OPINIÓN | Pido un aplauso para el Perú

“Han pasado los años y todavía sigo con el mismo pensamiento y pregunta que tuve aquel día: ¿por qué yo?, ¿por qué yo? Tantas muchachas jovencitas y yo era la mayor (tenía 24 años)… ¿por qué yo? Pero son cosas de Dios, y después de mucho tratamiento he logrado echar pa’ lante”, expresó la mujer que hoy tiene 69 años y logró una carrera exitosa como química y consultora en farmacéuticas.

En una especie de regresión, Carmen Rosa recordó que aquella noche llegó hasta el aeropuerto internacional a recibir a sus compañeras de equipo, con quienes mantuvo comunicación telefónica esa misma madrugada luego que estas la llamaran para notificarles que habían ganado el último juego contra República Dominicana.

“Me llamaron a las 2:00 de la mañana para decirme que habían ganado. Estaban felices, celebrando. Hablé con todas… hasta con el coach Juan Ramón Loubriel (quien también falleció en el accidente). Empezaron a celebrar conmigo, a contarme sobre el juego y a decirme que me lo habían dedicado…fue la última vez que las escuché y supe de ellas”, expresó





Las integrantes de ese equipo eran Lolita Villegas, Carmen Zoraida Figueroa, Belinda Correa, María de Lourdes Sánchez, Rosa Rivera, las hermanas Maritza y Rosa Bernal, Hortensia Otero, Iris Rodríguez, el entrenador Juan Ramón Loubriel y su asistente Fernando Jiménez.

Con el mismo entusiasmo con el que celebró dicha victoria la madrugada anterior, fue con la que concurrió al aeropuerto donde la espera por el vuelo se hizo eterna.

“No llegaban. Entonces voy al counter de Dominicana de Aviación (línea aérea) y estaba todo cerrado. No había ningún personal y eso me estuvo extraño. Entonces, poco después empieza a llegar la gente de la calle al aeropuerto, y nos dan la noticia porque lo habían notificado en el Show de Chucho Avellanet por televisión. Al principio, no reaccioné… como que no podía caer en cuenta de lo que había pasado y me fui para mi casa”

Incluso algunos miembros de su familia se estresaron pensando que ella era parte de los 102 fallecidos pues, en un inicio, así se informó a través de los canales de televisión locales. Entre las personas que perecieron también se encontraba el campeón mundial de boxeo de 135 libras, el dominicano Teo Cruz, quien había vivido en Puerto Rico y viajaba esa noche junto a su esposa y sus dos hijos para visitar a unos parientes en la isla.

Desde aquel día, la vida de aquella mujer dió un giro inesperado y cargado de muchas heridas difíciles de subsanar. De hecho, uno de los momentos más tensos fue tener que viajar al otro día del accidente a la República Dominicana a identificar a parte de los fallecidos.

“De ahí en adelante, mi vida cambió totalmente. Fue un cambio bien significativo… Me acuerdo que fueron a buscarme a casa para que fuera a identificar los restos que encontraron… fue una experiencia horrible, malísima. Recuerdo que fui a una misa de recordación en la catedral”, relató, mientras era interrumpida por la nostalgia. “Disculpa, no puedo evitarlo… se me salen las lágrimas”, expresó compungida a un diario local.

Tras aquella nefasta experiencia, la atleta retornó a su país y tras 13 días, el 28 de febrero de 1970 cargó la monoestrellada en los Juegos Centroamericanos en Panamá. El abanderado puertorriqueño en aquel entonces, el levantador de pesas Fernando Luis Báez, cedió la oportunidad a la voleibolista quien abrió el desfile de los Juegos en representación de todas sus compañeras.

“Mientras cargaba la bandera, estuve todo el tiempo llorando. Me acuerdo que el día del primer saque de bola, no la pude servir porque estaba temblando de arriba a abajo”, relató.

Carmen Rosa dijo a Primera Hora, diario puertorriqueño, que después de los Juegos Centroamericanos su retorno al deporte, se dió poco a poco. Fue para el año 1974 que ingresó nuevamente a la cancha pero esta vez como dirigente.

“Me iba a quitar, pero dije: ‘no’. Formé otro equipo nacional y de ahí salieron grandes jugadoras como Beba López, Pilar Vázquez, Rosita Rivera…ese equipito lo formé yo. Recuerdo que viajé con ellas a jugar a República Dominicana. Luego de eso me dediqué a mi profesión”, agregó, quien enganchó los guantes como química hace 16 años y disfruta de su retiro en una casita de playa que compró hace muchos años en Culebra, un lugar del que disfruta mucho y la llena de mucha paz.  A San Juan, viaja sólo de vez en cuando a alguna cita médica o a visitar a su familia.

TE PUEDE INTERESAR: Preolímpico Mundial | Y los clasificados son….

Por muchos años, la atleta intentó desvincularse del tema evitando hablar sobre el accidente y rechazando cualquier invitación a alguna actividad conmemorativa. Rompió el silencio recién en el 2005, durante un acto de recordación que se llevó a cabo en el Museo del Deporte en Guaynabo, al que acudieron familiares de las integrantes de la Selección Nacional Femenina de 1970. Pero luego comprendió que compartir sus sentimientos era parte del proceso por el cual debía atravesar para lograr su sanación.

“Me desconecte muchos años. No mantuve comunicación ni siquiera con los familiares de las muchachas. No sabía quiénes estaban vivos, quiénes no. Es que no podía bregar con la situación… daban actividades y nunca iba a nada. Es que es algo que me llena de mucho dolor… es una fecha que siempre he tratado de borrar del calendario. Pero poco a poco uno va sanando, aunque no se olvida”, reflexionó.

Con información de: A Primera Hora

Se Sociable, Comparte!

Related posts

Leave a Comment

%d bloggers like this: